05
Abr

¿Ya no sabes cómo mantener tu casa fresca sin aire acondicionado?

Te damos algunos tips para aminorar el calor

La llegada del calor supone un gasto extra en lo que se refiere a enfriar el hogar, por suerte hay soluciones para mantener tu casa fresca durante los meses de verano sin gastar de más y ahorrando considerablemente en tu factura de energía eléctrica.

Con estos tips infalibles tu hogar estará más fresco que nunca: En las horas en que el sol comienza a tocar en alguna de tus ventanas, mantén cerradas las persianas o cortinas, asegúrate de tener unas que impidan por completo la entrada de rayos solares y aisladoras del calor, suelen tener un recubrimiento plástico en el back y se llaman black out.

Por las noches debes hacer todo lo contrario, ya que es tu momento de enfriar la casa con el fresco natural de la noche. Crea corrientes de aire para renovarlo y al mismo tiempo enfriar los ambientes abriendo ventanas opuestas.

Revisa muy bien las grietas por donde puede entrar calor o escaparse el tan preciado frío. Sella todos los lugares en donde veas que puede entrar o salir aire y revisen el contorno de las ventanas. También te va a servir para que en invierno no entre el frío. Otra cosa que puedes hacer es incluir como recubrimiento de muro, algún panel térmico, que además, te servirán para darle un twist a la decoración.

Para que tu casa sea un oasis en verano, es bueno también que le des sombra a las ventanas de manera natural, y para esto no hay nada mejor que plantar un árbol frutal en el patio o en el jardín. Si no es posible, coloca toldos que frenen los rayos solares.

Hay pequeñas acciones de todos los días que puedes hacer y que marcarán la diferencia entre una casa calurosa y una casa fresca. El uso de los aparatos eléctricos y a gas les proporciona calor a los ambientes aunque no te des cuenta.

No hacer muchas comidas al horno y usar un poco más el microondas, apagar computadoras cuando nadie las usa, al igual que el televisor o incluso las luces, son acciones indispensables para no calentar la casa. Lo mismo sucede con el lavavajillas o la lavadora; es obvio que no vas a dejar de usarlos, pero lo mejor es utilizar la carga completa y seleccionar programas cortos de lavado.

Ya ves que con pequeñas acciones puedes hacer mucho para ganarle la batalla al calor y disfrutar de un hogar fresco y ventilado en los largos meses de verano que ya están aquí.

¿Necesitas un cambio en tu decoración para verano?h